Vivimos en un mundo en constante cambio. Son pocos los sectores que se pueden considerar estables. La mayoría de las cosas están cambiando tan rápidamente que apenas te acostumbras a algo cuando ya está cambiando nuevamente. Esto implica que para mantenerse vigente hay que estar en constante aprendizaje. Pero más importante aún es ser organizado siempre.

La organización vale oro

© Chlorophylle – Fotolia.com

No importa que tan rápidos sean los cambios en la era de la globalización. Hay muchos cambios y punto. No debes preocuparte por eso porque mientras más lo hagas más rápido parecerá que cambia todo. Lo mejor es aceptar cada cambio al momento; mientras más rápido te acostumbres a los nuevo estás elevando tus posibilidades de éxito. Sin embargo, algo que no deberías cambiar es tu sistema de organización.

Para hacer más organiza tu tiempo

Seguramente alguna vez te has quejado de que el tiempo no te alcanza. Esto es normal, sobre todo en los días en los cuales hay muchas cosas por hacer. Pero el tiempo no es buen pretexto por el hecho de que no se puede hacer nada para cambiarlo. Todos tenemos las mismas 24 horas al día, depende de cada quien aprovecharlas de forma adecuada. Si las horas no te alcanzan entonces algo anda mal con tu sistema de organización.

En estos tiempos lo mejor que puedes hacer es tener una buena organización. Es difícil disminuir el número de actividades por hacer. Es más común que dicho número aumente, especialmente por cuestiones de trabajo. Siendo así nada mejor que definir un sistema para que organices todos tus pendientes. Si no tienes una manera de organizarte siempre estarás a las carreras, dando importancia a cosas que no la tienen y olvidando las que si.

No cambies, mejor adapta

Todas las personas deberían tener un sistema de organización personal. Para los profesionales esto es algo muy importante, sobre todo para quienes trabajan por su cuenta. No organizar es sinónimo de estrés, del cual derivan muchos males, laborales y personales. Hay muchos sistemas de organización pero el mejor de todos es aquel que te haga sentir que puedes tener la mayoría de las cosas bajo control.

No se puede adivinar cuando va a surgir un contratiempo, pero teniendo un buen sistema de organización cualquier imprevisto se puede atender. Es fácil implementar un sistema organizativo, lo complicado es adaptarlo a todo aquello que va surgiendo. Es decir, un sistema de organización rígido puede ser una fuente de problemas, en lugar de brindar soluciones. Si tu organización es buena entonces es adaptable.

Organización: tu mejor carta de presentación

¿Te gusta trabajar con personas estresadas? ¿Qué impresión te da alguien que siempre anda apurado? ¿Contratarías un profesional que siempre pide más tiempo para terminar sus deberes? La organización es una cualidad excelente, de eso no queda ninguna duda. Organizarse resulta un poco más complicado de lo que se cree, pero vale la pena hacerlo. Tener una organización adecuada no es imposible. Se trata de hábitos principalmente.

Que otros vean que tienes todo bajo control es algo muy bueno. No se trata de que solo aparentes que todo está bien, sino de que realmente lo esté. Alcanzar un punto en el cual tengas la mayoría de las cosas en orden es algo para lo que se requiere mucha práctica. Un profesional bien organizado comprende que hay cuestiones que escapan a su control, pero cuando aparecen sabe como manejarlas.

Olmo Axayacatl

 

Olmo Axayacatl es ingeniero mecánico agrícola de profesión, con una maestría en ciencias en horticultura, sin planes para el doctorado pero le gustaría irse algunos años a un país de habla inglesa, mientras tanto es profesor y bloguero.

//

 

Shares
Share This