Esta semana llegó hasta mi la siguiente conferencia de TED:

Una refrescante visión acerca del liderazgo, o mejor dicho, acerca de por qué unas personas son consideradas líderes y otras no. En dicha conferencia se menciona un aspecto muy importante bajo mi punto de vista y es que el liderazgo, es una opción, como el lugar de vacaciones, el Mcpollo o el Big Mac, el negro o el blanco, porque parte del servicio y de una credibilidad bien establecida basada en el mismo, en el trabajo bien hecho poniendo a los demás primero. Nos recuerda que líder es aquel que no deja solo a su gente y no el que tiene el título más largo, no es un tema jerárquico habiendo líderes en todos los niveles de los organigramas.

No pude por menos que recordar parte de los textos ya comentados en alguna ocasión del libro “Roma, escuela para directivos”, más concretamente algunos acerca de Julio César y recordé cómo aunque acabó en una nube de egocentrismo y altanería que le perjudicó más que ayudarle erigiendo templos en su honor y construyendo estatuas de su propia persona que distribuía por Roma, sigue siendo considerado un gran líder por muchos motivos y uno de ellos es porque en el campo de batalla siempre luchaba el primero y al lado de su gente. Daba discursos altamente motivantes y luego espada en mano cruzaba el río primero al grito de seguidme. Esa concordancia de actos junto a su buen discurso le otorgaba lo que en los juegos de role se conoce como “credit rating” y por eso ejércitos en masa le seguían sin pestañear y sin dudar.

En el grupo de Operators Manager hablaban de si se puede enseñar a alguien a ser líder o no. La eterna cuestión. ¿Qué pensáis vosotros?.

El viernes cogía el metro y lo primero que me encontré fue con las dificultades para salir del vagón siendo arrollada por personas que entraban a toda velocidad para coger un asiento, estando todo el tren vacío. Era la última parada y cabecera de línea.

Veía un programa de Madrileños por el mundo, esta vez Corea del sur y nos explicaban el respeto que tienen los individuos de dicho país por sus semejantes y salía el metro, llenísimo, con asientos vacíos porque son para las personas mayores o con dificultades que los pudiesen necesitar, dejaban salir antes de entrar, sonreían y ¡daban las gracias!, etc.

El liderazgo es una opción

© FiledIMAGE – Fotolia.com

Salvados hablaba de “los mercados” y entrevistaban a los “traders” de la “city” que decían: “esto no es una cuestión de ética, va solo de dinero”. Casualmente me llamaban de una empresa de la “city” para contratarme como coordinador de “traders”, la investigaba y veía en Internet que era exactamente como habían descrito en el programa Salvados, encontraba denuncias por estafa, empleados que dejaban el trabajo por la presión a las que se les sometía para vender lo que fuera a quien fuera, aunque no lo necesitara, pagos a comisión, etc. Vamos, linda interpretación actualizada de Di Caprio. Amablemente decliné la oferta.

Me reunía con una amiga y me contaba cómo tenía un nuevo jefe, amigo de no sé quien y, como ella dice, “latiguero profesional”, se quejaba de cómo les decía constantemente que eran unos “putos vagos y que les iban a despedir a todos”, becarios ellos, “porque eran unos mediocres, etc.». Yo estuve por pedirle que le preguntase el título del manual del joven directivo que el colega se había estudiado. Doy fe que su empresa es líder mundial en el sector en el que se desenvuelve y que por supuesto presume de que el trato al empleado es uno de sus “valores principales”.

Rehacía con una persona su CV y me comentaba cómo veía la situación laboral actual y cómo para ella no valía todo y los problemas que tenía por haber ejercido un liderazgo de servicio, creyendo en la persona y cómo la habían terminado despidiendo. Intentando crear valor no solo económico.

Después comentaba cómo la mayoría de los reclutadores españoles, y lamento decirlo pero es así, no se molesta en responder a tu solicitud de empleo cuando te descartaban de un puesto. Algo para mi de falta de respeto. En el mismo grupo había gente que lo consideraba normal, total si se presentan 200 no va a dar 200 veces al botón; ¡pero si es su trabajo! También consideraban normal los sueldos insultantemente bajos para puestos de alta cualificación:

– A ver si lo he entendido bien: tú entiendes que como hay muchos médicos/abogados/ vendedores en paro y además lo necesitan para poner comida encima de la mesa, bajen los salarios y el que quiera trabajar que trague y el que no ¡hala!

– Sí, es la ley de la oferta y la demanda.

– ¿Perdón?…, oye no son jamones…, son personas…, o sea que tú entiendes que una empresa apriete al máximo aunque no tenga problemas económicos solo porque hay muchos y entonces que un tipo/a que tiene 17 años de experiencia cobre menos que cuando empezó a trabajar y que trague si quiere trabajar, total pueden elegir.

– Sí. Es lo que hay.

Cuarta vez que quedaba ojiplática en menos de una semana, una vez al día mínimo, esto es buenísimo para mantener la elasticidad de los párpados y no tener problemas de descolgamiento más adelante.

Pero no. Lo siento. No lo compro. No es lo que hay. ES LO QUE QUEREMOS QUE HAYA…

Y aquí cogemos la línea de puntos, como en un mapa mental, y unimos ya con el primer párrafo. El liderazgo, lo siento mucho señoras y señores, no parte de una etiqueta de organigrama en la que no te cabe una letra más de la cantidad de títulos que tienes…, como leí una vez, “un imbécil podrá ganar mucho dinero, pero seguirá siendo siempre un imbécil”…, de esa etiqueta saldrá un sueldo relativamente amplio y una aceptación, es decir, unas tragaderas de la gente que te rodea por la posición que ocupas, pero que nadie se equivoque, no el liderazgo. Sale, entre otras cosas, la desafección por la empresa en la que trabajas y luego el tan cacareado “la soledad del directivo”…, siendo esta soledad mal entendida.

Se pueden estudiar habilidades propias de un líder: comunicación, motivación y las que quieras poner pero como falte el respeto, la capacidad de servicio…, el mirar por el otro de forma sincera y no porque lo pone la página 327 del manual…, no hay liderazgo real y cada día estoy más convencida de esto. Todos los grandes líderes o grandes personajes de la historia o mejor dicho, todas las personas tenemos nuestros claros y nuestras sombras. Nuestras contradicciones. Los grandes líderes también, como el pobre Julio César, pero si revisamos sus carreras, todos tienen el denominador común de estar cerca de su gente  y de ser los primeros en avanzar dando ejemplo. No importa si eres personal de taller o alto directivo. Nelson Mandela era sorprendente en esto.

Yo, y esto es un pensamiento personal y disculpad mi arrogancia por el uso del pronombre, muy personal y muy intransferible, considero muy importante la ética y la coherencia entre tus palabras y tus actos. Para mi no todo vale. Los mercados no son responsables del mundo en el que vivimos, ni los ricos, ni los pobres, ni la Troika, ni el perro Milú. Somos nosotros, con cada acto, con cada palabra que devolvemos al de la mesa de al lado, con cada “que se jorobe”, cada vez que nos alegramos de que al otro le vaya mal, con cada cara de asco que ponemos en el metro porque va lleno, con cada queja…, con cada falta de respeto, con cada mensaje de correo no enviado, con cada aceptación del “todo vale”.

Agradecí mucho esta conferencia de TED, me pareció muy reconfortante. La recomiendo. No apta para aquellos cuyo líder sea el dinero. Habilidades de liderazgo, muchas, podemos repasarlas si queréis, no tengo problemas, pero el respeto por el otro y la vocación de servicio en la base, por favor.

Buena semana a todos, llena de sonrisas, respeto y liderazgo.

 

María Gil CastañoMaría A. Gil es Ingeniero Técnico Naval, ha ejercitado su carrera profesional, en diferentes empresas del sector naval, con diferentes posiciones, lo que le ha permitido, progresivamente, alcanzar una experiencia y conocimiento del entorno nada desdeñable. En los últimos 5 años, ha centrado sus pasos y los de su equipo, en el desarrollo del mercado marino en el Sur de África y Rusia, trabajando como BMQC Manager para el grupo Barloworld.

 

 

Shares
Share This