Los sueños son el punto de partida de todo proyecto. No importa si se trata de un miniproyecto o de un megaproyecto. Todo comienza con un simple sueño. Soñar es la base de cualquier idea. Obviamente no todas las ideas cambian al mundo, pero entre todas las opciones hay muchas que pueden hacerlo. La clave es nunca dejar de soñar. A veces hay que soñar mucho hasta encontrar la idea perfecta.

Sueña una hora pero trabaja dos

© pict rider – Fotolia.com

A grandes rasgos me gusta dividir el éxito en dos grandes etapas: soñar y trabajar. La primera parte es algo que casi todos hacemos. Soñamos con ser alguien importante y reconocido. ¿Acaso lo puede negar? Sin embargo, es la segunda parte la que deja mucho que desear. Si no trabajas para cumplir tus sueños no lograrás nada. Y es curioso que no se trabaje mucho por los sueños personales cuando la gran mayoría se desvive por los sueños de otros.

Date tiempo para soñar

Muy bien. Como todo comienza con un sueño entonces es importante darse el tiempo necesario para soñar. A la edad adulta la caracterizan una serie de características, entre las que quiero mencionar que se pierde mucho de la imaginación que se tiene cuando se es niño. No importa que tengas ya algunas décadas de vida. Manten tu mente activa soñando e imaginando.

Si has perdido tu imaginación o el gusto por soñar entonces recupéralo. Ve películas de diversos géneros. Escucha música de artistas que nunca hayas escuchado. Ve conciertos en YouTube. Carga una libreta y dibuja lo que se te ocurra. Visita un nuevo café. Sal con los amigos. En fin, hay tantas cosas que pueden estimular la creatividad, que es el disparador de los sueños.

No hay atajos para cumplir tus sueños

Por cada hora que te la pases soñando e imaginando tus grandes ideas y proyectos tendrás que trabajar cuando menos dos para comenzar a cumplirlos. No, no es broma. Y trabajar el doble de lo que se sueña es solo para comenzar con el pie derecho. Realmente alguien que quiera cumplir sus sueños debe trabajar mucho para siquiera comenzar a ver resultados.

No te quedes con la idea de que las personas exitosas que ves en los medios de comunicación lograron el éxito de la noche a la mañana. Lo digo porque eso es lo que aparenta. Dichas personas viven sin carencias y con lujos, pero detrás de su realidad existe un pasado que no siempre se conoce. Si investigas un poco sobre sus historias encontrarás que tuvieron que esforzarse mucho para llegar a donde están.

 

Olmo Axayacatl

 

Olmo Axayacatl es ingeniero mecánico agrícola de profesión, con una maestría en ciencias en horticultura, sin planes para el doctorado pero le gustaría irse algunos años a un país de habla inglesa, mientras tanto es profesor y bloguero.

 

Shares
Share This