Cuando uno es pequeño suele temerle a monstruos inexistentes, de esos que se esconden debajo de la cama. Al crecer uno deja de creer en ellos por obvia razón: existen solamente en la imaginación. Pero en los últimos meses me he dedicado a la tarea de responderme a la pregunta: “¿qué es lo que quiero ser?” y la conclusión a la que he llegado es: “quiero ser un monstruo”. Es lo único que me viene a la mente.

Quiero ser un monstruo

© ricardoferrando – Fotolia.com

Si, quiero ser un “monstruo”, palabra que utilizo como sinónimo de “crack”, “experto”, “conocedor”, u como quieras decirle a la gente exitosa. La razón es que no me motiva decir “quiero ser un experto”, sino que prefiero decir “quiero ser un monstruo”. Se trata por supuesto de una cuestión de apreciación a la que muchos no le darían importancia, pero que para mi constituirá el punto de partida rumbo al éxito.

El punto de partida importa

Como ya habrás determinado quiero hablar sobre ser mejor, algo que muchos tenemos en la cabeza pero que a veces no sabemos como lograrlo. Quiero ser mejor en lo que me gusta, que es escribir, así resumido a grandes rasgos. Tengo proyectos grandes en mente, tales como escribir una novela y también libros de poemas. Sé lo que quiero hacer pero no logro aterrizar las cosas; es decir, me cuesta comenzar.

Por esta razón he decidido que quiero ser un monstruo de la escritura. Esta simple frase me resume mi objetivo y me mueve. Es probable que a ti no te diga nada pero a mi me dice todo. Así como yo, tú necesitas englobar todo lo que quieres en una frase, la cual te ayude a sentar cabeza para comenzar con tus proyectos de una vez por todas. Se dice fácil pero en lo personal me ha tomado varios meses.

Quiero ser un monstruo de la escritura” es una frase que me engloba metas, objetivos, necesidades y muchas cosas más. Repito, son palabras que he trabajado y por eso resumen lo que quiero hacer con mi vida. Ojo, que no se trata de lo único que quiero hacer, pero si de aquello central y prioritario en estos momentos. ¿Tú ya tienes tu punto de partida o aún sigues dejando que tus ideas vayan y vengan?

Todo sueño comienza pequeño

Tú, al igual que yo y que muchas personas, seguramente tienes sueños de grandeza, de esos en los que te visualizas como alguien exitoso, haciendo lo que te apasiona y teniendo estabilidad económica. Pues bien, no hay sueño que se cumpla solo; hay que trabajar para hacerlo realidad. Aquí es donde la gran mayoría claudica porque esforzarse por algo no es una capacidad que abunde en estos días.

Comenzar a trabajar para cumplir un sueño no tiene nada que ver con la edad. Basta ver la lista de millonarios del mundo para comprender que muchos de ellos comenzaron a cumplir sus sueños ya entrados de edad. Así que no pongas la edad como excusa. Seas joven o adulto puedes lograr lo que te propongas. Tampoco se trata de dinero; obviamente comenzar con recursos ayuda mucho, pero si no los hay también se pueden lograr cosas.

Y así podría seguir mencionando una excusa tras otra. Pero para alguien que está decidido a hacer algo con su vida no importa la edad, el dinero, la economía ni la política, no importa nada porque a todo obstáculo encontrará una solución. Yo quiero ser un monstruo de la escritura, y ahora que tengo eso claro trabajaré en todos los aspectos que pueda para lograrlo. ¿Tú qué quieres ser? No importa que tardes semanas, meses o años en decidirlo, importante es comenzar ahora. Recuerda que toda grandeza ha comenzado pequeña.

Olmo Axayacatl

 

Olmo Axayacatl es ingeniero mecánico agrícola de profesión, con una maestría en ciencias en horticultura, sin planes para el doctorado pero le gustaría irse algunos años a un país de habla inglesa, mientras tanto es profesor y bloguero.

 

Shares
Share This