En mi empresa tengo objetivos laborales, como en todas las empresas, pero adicionalmente me solicitan comprometerme con algún objetivo personal que me ayude a mejorar en mi vida en general. El año pasado me enfoqué en los cursos online abiertos, así que este año me decidí por la lectura. En general suelo leer mucho, pero más que nada me enfoco en ciencia ficción y fantasía, pero para cubrir mi objetivo de manera más acorde con lo solicitado decidí realizar lecturas de liderazgo, inteligencia emocional y temas afines.

Que la mente plena te acompañe

© duncanandison – Fotolia.com

De momento llevo varios títulos, pero el que más sorpresa me ha generado ha sido Once Anillos, de Phil Jackson, el entrenador que llevó a los Bulls y a los Lakers a conseguir tripletes de campeonatos. Y es que justamente por el autor creí en un inicio que el libro se trataría mayoritariamente sobre baloncesto, pero después de leer una reseña me di cuenta que más que nada se trataba de liderazgo, y eso fue lo que me llevó a incluirlo en mi lista de lecturas para cumplir mi objetivo.

La esencia de la mente plena

El término mente plena viene del inglés full mind, el cual no ha sido del todo correctamente utilizado, y de hecho yo mismo estaba en un error sobre su interpretación. La mayoría de cosas que he leído sobre el tema te llevaban a concluir que full mind implicaba ser un monotarea, es decir, dejar de lado la tan extendida multitarea para centrarte en una sola cuestión. Esto es una verdad a medias, pero deja de lado la verdadera esencia de la mente plena.

Gracias a Phil Jackson y la magistral explicación que realiza en uno de sus capítulos, supe que el concepto de mente plena implica vivir en el aquí y ahora. La verdadera esencia no es dedicarse a una sola cosa, sino dedicarse al presente, que es el momento en el cual podemos hacer algo. Y sin duda es algo que la mayoría deberíamos comenzar a comprender, pues somos muchos los que de repente solemos perdernos en el pasado o en el futuro.

Mente plena, garantía de éxito

La mente plena vive en el presente, que es donde las cosas se pueden hacer o no hacer. Llevar nuestros pensamientos de forma repetitiva hacia el pasado solo nos va a generar depresión, porque siempre estaremos pensando que pudimos hacerlo de forma distinta, o mucho mejor de lo que lo hicimos. El pasado hecho está y nada va a cambiar. Por el contrario, centrarnos en el futuro genera ansiedad, que nos lleva a no disfrutar el momento debido a que estamos esperando a que llegue algo más, algo que tampoco podemos asegurar.

Se dice fácil, pero desarrollar la mente plena implica forjar un hábito, lo que puede llevar años; sin embargo, una vez que se adquiere es una garantía de éxito. Este concepto es aplicable a cualquiera, y en Once Anillos se presenta una descripción de como llevó a grandes estrellas deportivas a dejar el individualismo y convertirse en un equipo, y si funcionó para personas que están constantemente sometidas a buenas dosis de estrés y agotamiento, puede hacer maravillas en la escuela u oficina.

 

Olmo Axayacatl

Olmo Axayacatl es ingeniero mecánico agrícola de profesión, con una maestría en ciencias en horticultura, sin planes para el doctorado pero le gustaría irse algunos años a un país de habla inglesa, mientras tanto es profesor y bloguero.

 

 

Shares
Share This