Existe una cultura de reunionitis en el ámbito empresarial que desafortunadamente no se está contrarrestando. ¿Quién dijo que tener una reunión tras otra era algo que debía hacerse? En la actualidad en una gran cantidad de empresas no se concibe el trabajo sin reuniones, y tal pareciera que mientras más mejor. Además, mientras más grande la empresa más reuniones surgen por todos lados, lo cual incide negativamente en la iniciativa.

Ten demasiadas reuniones si no quieres resultados

© apinan – Fotolia.com

Eso de hacer reuniones por todo y para todo es algo a lo que nadie le ha puesto un alto, a pesar de que todos estamos conscientes de que las reuniones de varias horas son muy poco eficientes, ya no se diga eso de tener una reunión y luego otra durante el mismo día. Reunirse es algo que debería arrojar resultados tangibles, pero en las reuniones corporativas raramente se concluye algo.

Mientras menos reuniones mejor

La práctica de hacer reuniones periódicas debería implementarse solo cuando sea algo absolutamente necesario, cuando se tenga un proyecto que requiera poner al tanto de las novedades de forma constante. Pero en las grandes empresas, con canales de comunicación muy bien establecidos, hacer reuniones por todo no es solo una pérdida de tiempo, sino también constituye un factor de cansancio mental para los trabajadores.
Hay muchísimas reuniones que jamás debieron serlo, pues una gran cantidad de ellas debieron ser solo un email, pero se suelen complicar las cosas al sacar toda una discusión de un simple suceso. Las empresas donde la gente se siente más cómoda trabajando son aquellas que simplifican en lugar de complicar, donde las reuniones que se tienen son necesarias y no consumen muchos recursos.

Mientras menos gente mejor

Una reunión a la cual está requerida mucha gente debe ser absolutamente necesaria y de poca duración, pues mientras más dure mayor será el caos y menores los resultados. Si se considera que se debe tener una reunión con mucha gente entonces es muy posible que estén fallando los canales de comunicación de la empresa, pues se supone que cada equipo de trabajo tiene un líder, quien debe bajar la información.

Claro que puede pensarse que mientras más gente esté en una reunión mayor será la discusión y por tanto habrá mejores resultados, pero esto está muy lejos de ser cierto, pues aunque las cantidad de ideas puede aumentar el hecho de obtener resultados se complica bastante, a menos que se tenga un líder con experiencia que pueda obtener lo importante entre todo el ruido que se va a generar.

 

Olmo Axayacatl

Olmo Axayacatl es ingeniero mecánico agrícola de profesión, con una maestría en ciencias en horticultura, sin planes para el doctorado pero le gustaría irse algunos años a un país de habla inglesa, mientras tanto es profesor y bloguero.

 

 

Shares
Share This