Todos quisiéramos que muchas veces las personas que nos rodean pudiesen interpretar nuestros pensamientos, porque creemos que así las cosas serían más fluidas. Muchos incluso no se han dado cuenta de que, de alguna manera, piden a los demás que piensen como ellos. Y peor aún cuando alguien cae en el juego y supone lo que la otra persona quiere, sin llegar a confirmarlo. Aquí surgen muchos problemas.

Dedica tiempo a comunicar

© contrastwerkstatt – Fotolia.com

Suponer es uno de los hábitos más destructivos que existen, y afecta a todos los círculos sociales: familia, amigos, compañeros de escuela o trabajo. El detalle es que suponer es demasiado fácil, tanto que la mayor parte del tiempo lo hacemos de forma inconsciente. Esto conlleva a una situación normal en la que alguien tiene que responder por lo que ha hecho, para encontrarnos con que su respuesta está basada en una o más suposiciones.

Comunicar requiere tiempo

La principal razón por la cual no comunicamos adecuadamente algo es porque comunicar requiere su tiempo, y no siempre estamos dispuestos a entender que es un tiempo bien invertido. En las empresas actuales todo se quiere para ayer, siempre hay plazos difíciles de cumplir y tiempos de entrega imposibles, y peor aún, son muchos los jefes que suponen que su equipo tiene claro lo que debe hacer, cuando casi nunca ocurre así.

El hecho de entablar un diálogo por cualquier medio de comunicación, e incluso de forma presencial, es algo que suele requerir más de unos instantes, pero si se hace de forma adecuada todo ese tiempo será tiempo bien invertido. Porque cuando se tiene dirección entonces ningún esfuerzo será en vano y todo estará enfocado a cumplir el objetivo, siempre y cuando la comunicación siga fluyendo.

No exageres al comunicar

Comunicar requiere su tiempo porque cada día y todos los días es una actividad que se debe realizar. Es decir, es una actividad muy constante que si se realiza bien tampoco requerirá un tiempo desmedido. Eso si, evita tener una reunión con alguien y que esta dure dos horas, o evita en la media de lo posible redactar emails tan largos que a la mayoría le den flojera leer. No seas un exagerado al comunicar.

En la mayoría de los casos mientras menos tiempo requieras para comunicar algo es mejor, porque estamos en una época de múltiples distracciones. En reuniones largas por lo general tienes los primeros 20 minutos de completa atención por parte de tu audiencia (la gente se cansa, aunque esté sentada, y después de media hora la atención cae drásticamente). Lo mismo pasa con los emails, si mandas demasiados de gran longitud y con mucha frecuencia entonces estás utilizando el canal de comunicación equivocado.

 

Olmo Axayacatl

Olmo Axayacatl es ingeniero mecánico agrícola de profesión, con una maestría en ciencias en horticultura, sin planes para el doctorado pero le gustaría irse algunos años a un país de habla inglesa, mientras tanto es profesor y bloguero.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Seduce a Google con tus contenidos

¡Únete gratis a la comunidad de 3cero!

 

Recibirás nuestro contenido cómodamente en tu email junto con avisos de webinars y eventos presenciales.

 

 

La subscripción a esta lista implica la aceptación del aviso legal y términos de uso.

Recibirás un email para que confirmes tu suscripción

Leer entrada anterior
Llega el trabajo flexible a las oficinas
Llega el trabajo flexible a las oficinas

La época en que el tamaño de la oficina era directamente proporcional al grado de jerarquía en las empresas ha...

Cerrar