Todos los días hay que esforzarse para sacar adelante el trabajo. Si fuese fácil quizá no se llamaría trabajo. Aún cuando hagas algo que te apasiona, siempre habrá tareas que exijan un poco más de ti, y que por lo tanto te desgasten. Sin embargo, sin importar las múltiples cosas que hayas hecho en el día y lo cansado que estés, siempre da un poco más.

Siempre da un poco más

© Sergey Nivens – Fotolia.com

Por lo general se tienen labores que hay que hacer durante la jornada laboral, y por muy sencillas que parezca, siempre va a costar trabajo hacerlas cuando se tiene interrupciones en la agenda, o cuando hay que cambiar completamente las actividades del día, por el motivo que sea. Y esto es bastante común, pero dar un poco más a pesar de ello vale la pena.

¿Por qué debo dar un poco más?

Hay que alejarnos del conformismo, porque hacer únicamente lo que nos corresponde hacer no nos llevará a ningún lado. Es decir, mira a tu alrededor, muchos hacen sus labores esperando que el reloj marque la hora de salida, para huir inmediatamente. Esto es el resultado de un conformismo laboral muy generalizado.

No digo que tengas que quedarte más tiempo en el trabajo, lo que digo es que no te conformes. A lo que hagas ponle un plus, para que tu trabajo destaque de la media. Esta es la única forma válida que conozco para sobresalir del promedio. ¿Y sabes que le pasa a la gente que sobresale? Se le presentan mejores oportunidades laborales.

Y no solo vale para el trabajo

Me enfoco en la cuestión laboral porque es donde por lo general suele complicarse eso de poner un poco más aparte de lo que se exige. Sin embargo, eso de dar un extra es válido para cualquier actividad, y con el tiempo dicho esfuerzo te será retribuido. Si haces ejercicio da un extra corriendo un minuto más, por ejemplo.

Si vas a estar con tus amigos para divertirte da un extra, que también en este aspecto es válido. No digo que todos los días se pueda poner un poco más de nuestra parte, porque hay veces que lo único que se quiere es llegar al final del día para comenzar otro, todos sabemos que a veces es así. Pero muchos días más si que se puede, y te invito a hacerlo.

 

Olmo Axayacatl

 

Olmo Axayacatl es ingeniero mecánico agrícola de profesión, con una maestría en ciencias en horticultura, sin planes para el doctorado pero le gustaría irse algunos años a un país de habla inglesa, mientras tanto es profesor y bloguero.

Shares
Share This