El marketing de contenidos es una herramienta que todos podemos utilizar: se puede aplicar a prácticamente cualquier nicho, y bajo cualquier formato imaginable.

Cómo asegurarte de que tu contenido siempre será “evergreen”

Pero no todo lo relacionado con la creación de contenidos es fácil. Hay elementos que lo complican y pueden quemarte y a tu blog, si no tienes cuidado.

Y luego, hay elementos que se nos pueden escapar entre la vorágine de mantener un blog, da igual si es personal o de una empresa.

Uno de esos elementos, y al que ponemos muy poca atención es a la caducidad del contenido que creamos.

Qué es el contenido “evergreen” y por qué es tan importante

El contenido “evergreen” es aquel que permanece vigente a través del tiempo, sin importar modas, tendencias o la actualidad.

Por ejemplo: si tienes un blog de noticias, cada contenido que crees, morirá cuando la noticia deje de ser vigente, es decir, ¿a quién le interesa en 2018, que en 2005 el Barça reclamó un penalti ante el Atleti?

En cambio, si tu blog es de astronomía, sabes que todo el mundo busca, siempre, una guía para elegir el telescopio adecuado, los eventos astronómicos más importantes, como las lluvias de estrellas.

Otro ejemplo es este tutorial de Hostinger: todos buscan siempre cómo crear una web con WordPress, da igual cuándo, es contenido siempre vigente.

Este contenido, se llama así porque no caduca, es llamado también “contenido de hoja perenne”.

Cuanto más contenido de hoja perenne crees, más vida tendrá tu blog, Google sabrá que no eres “flor de un día”, y tus lectores sabrán que eres experto en tu nicho, por ejemplo, astronomía, moda, etc.

Bien, aquí te dejo algunos consejos para que te asegures de que tu contenido es “evergreen”.

1. Revisa y actualiza los aspectos técnicos

Imagina que tu blog lleva diez años en línea: el artículo que escribiste en 2010 tiene fallos. Muchos.

Comenzando por uno sencillo: hace poco Google cambió el tamaño de sus fragmentos en las páginas de resultados, pasando de 160 a 320 caracteres. (Si eres SEO, quizá puedas discutir sobre esto, pero es solo un ejemplo, y sabemos que no posicionan las meta descripciones, pero ayudan al CTR)

Puedes comenzar con esto: repasar títulos y descripciones en tu plugin de SEO.

También puedes revisar los enlaces: puede haber enlaces rotos, o enlaces a contenidos anticuados, o a enlaces que ya han cambiado.

Repasar contenido antiguo es vital para algo tan sencillo pero que afecta mentalmente: la fecha. Si tienes una guía hecha en 2012, aunque esté actualizada, si dice en tu blog que fue creada en 2012, entonces parecerá anticuada, entonces, actualiza las fechas e incluso coloca en el titular la vigencia: busca algo y verás cómo muchos títulos incluyen el mes y el año para que sepas que está actualizado.

Las imágenes de igual forma deben ser renovadas: quizá estén muy pesadas, con mala calidad, o sencillamente son capturas de una versión antigua del software que has enseñado a usar. Sustitúyelas igualmente.

2. Actualiza tus artículos antiguos más populares

Sí, debemos actualizar los contenidos antiguos, pero no todos. No todo lo que publicamos tiene la mejor calidad, ni todo es bien recibido: enfócate en tus contenidos más populares solamente.

Para saber cuáles son, ve a Google Analytics, a la pestaña “Comportamiento” y haz clic en “Descripción General”. En la parte inferior derecha haz clic en donde dice “Informe completo”. Listo. Ya tienes la lista de los contenidos más populares.

Ahora, ¿qué hacer con ellos? ¡Actualizarlos!

Te dejo una idea: recicla.

  1. Crea un video de cada artículo y añádelo
  2. Crea un podcast
  3. Crea una infografía
  4. Haz un webinar al respecto
  5. Conviértelo en ebook descargable

3. Usa la relevancia como termómetro de tus contenidos

Aunque hagas el mejor artículo del mundo, éste perderá relevancia a través del tiempo, y será considerado como “viejo” en algún momento. Da igual qué marca seas, todos pasan por ese trago.

También se aplica al contenido “evergreen”.

Eso quiere decir que debes actualizar la información de esos artículos para que vuelvan a ser relevantes.

No estoy hablando de popularidad, sino de relevancia.

Para saber si tu contenido es relevante debes hacer tres preguntas:

  1. ¿Despierta el interés de mis lectores?
  2. ¿Es oportuno?
  3. ¿Ayuda al objetivo de tu negocio?

Si la respuesta a las tres preguntas es sí, entonces es un contenido que debe ser actualizado.

Antes de que pongas manos a la obra, hay otra cosa que deberías hacer: ir a Google Trends y analizar si la gente sigue buscando sobre el artículo que estás pensando en actualizar. Allí podrás ver las tendencias de búsqueda en Google.

Si ves muchas olas en las búsquedas, entonces deberías esperar un poco, porque ese contenido no es relevante y no te traerá visitas. Si el volumen es constante y medio-alto, entonces deberías actualizarlo.

Y dado que tu contenido es más relevante, se verá y compartirá más.

Concentrarse en renovar contenido relevante puede mejorar el ciclo de vida de tus contenidos y empujar las visitas e incluso la captura de leads de tu blog.

Pero hay más maneras de saber si un contenido es relevante o no:

  1. Revisa cuánto se ha compartido en las últimas semanas o meses
  2. Cuántos leads has conseguido con dicho contenido
  3. Un mapa de calor

Respecto a esto último, el mapa de calor, te aclaro: no buscamos contenido popular, sino relevante. Por ejemplo: si tienes un artículo con, relativamente, poco tráfico, pero el mapa de calor muestra que tiene o tuvo una alta tasa de clics, entonces, ese contenido es relevante, aunque no sea popular, y debes actualizarlo, porque es una señal enorme de que debes hacerlo.

Puedes también, crear pruebas A/B para el diseño de dicho contenido, añadir elementos interactivos, gráficos, y enriquecer el contenido… mil cosas que puedes hacer al respecto.

Conclusión: no puedes ignorar tu contenido antiguo

Puede que no te guste (a mi no me gusta), pero no puedes ignorar tu contenido antiguo.

Si deseas crear contenido evergreen para tu marca, debes(mos) hacer un esfuerzo en crearlo realmente, porque no se logran tan solo con guías y tutoriales.

Crear contenido de hoja perenne implica el mantenimiento del contenido: detectar el contenido que vale la pena mejorar, y tomar medidas para mantenerlo vigente a través del tiempo.

Vuelve a tu viejo contenido, y descubre cómo mejorarlo: desde optimizar las imágenes, hasta actualizar las capturas de pantalla, o incluso reescribir o añadir unos párrafos, o mejorar el SEO: a la larga verás los frutos.

Te sorprenderá ver qué contenidos son los que saldrán como resultado de tus análisis de relevancia, créeme.

Con el tiempo y el trabajo en crear y mantener tu contenido de hoja perenne, convertirás tu blog en una biblioteca de contenidos relevantes e impulsará tu marca en todos los sentidos.

 

EdmundoEdmundo Pérez es licenciado en Administración, mexicano y radicado en Cáceres, instructor de diseño web en Flash cuando todos lo usaban, fascinado por la difusión de la ciencia y la cultura y aprendiz de Inbound Marketing, comparte lo que ha aprendido de ello en edmundo.blog.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Seduce a Google con tus contenidos

¡Únete gratis a la comunidad de 3cero!

 

Recibirás nuestro contenido cómodamente en tu email junto con avisos de webinars y eventos presenciales.

 

 

La subscripción a esta lista implica la aceptación del aviso legal y términos de uso.

Recibirás un email para que confirmes tu suscripción

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Leer entrada anterior
7 razones para empezar un blog ahora mismo
7 razones para empezar un blog ahora mismo

Si tienes ganas de empezar un blog pero no estás muy seguro, no sabes cómo hacer que crezca y mucho...

Cerrar