En las empresas siempre habrá multitud de reuniones, y aunque me gustaría que no fuese así, falta mucho tiempo para que las empresas comprendan que tanta reunión resulta improductiva. Pero hasta que esto no cambie van a seguir existiendo empleados que bien podrían no estar en la reunión y nadie se enteraría de ello; me refiero a aquellos que saludan al llegar y se despiden al irse, y nada más.

Causa impacto positivo

© Photographee.eu – Fotolia.com

Espero no seas de ese tipo de empleados, y si lo eres recapacites para que redirijas tu presencia en cualquier junta. En primer lugar debes comprender que si estas invitado a una reunión es por algo, por lo que el hecho de que tengas aunque sea una participación es importante. En segunda, ¿qué puede ser lo peor que pase si participas y cometer algún error? Lo que sucederá es que vas a aprender.

Causar impacto está sobrevaluado

Comprendo que muchas empresas están llenas de malos jefes, que gustan de opacar a sus subordinados o que los ignoran aún cuando tengan buenas ideas. Esto ocurre en todos lados, y no por ello se debe dejar de participar. Si eres de los que prefiere quedarse calladito para «no llamar mucho la atención» entonces también te estás encasillando en la lista de empleados que son prescindibles.

Es muy posible que en la empresa donde trabajes causar un impacto positivo sea muy complicado, pero bueno, la mayoría de las veces no es algo que se pueda lograr de un día para otro. Sin embargo, causar un buen impacto dentro de tu empresa y para con los jefes tampoco es cosa del otro mundo, solo es cuestión de comenzar a aportar ideas y opiniones, si quieres muy diplomáticas en un inicio.

Aporta y siempre serás requerido

Cuando me refiero a que en un inicio tengas participaciones muy diplomáticas me refiero al hecho de que es bueno comenzar siendo moderado, en el caso de que nunca hayas sido de los que participa activamente en las reuniones, para así ir dando pequeños pasos a la vez. Lo principal para causar un impacto positivo en cuestiones laborales es tenerse la confianza para aportar, porque cuando hay confianza hay mayor facilidad de palabra.

Conforme las reuniones pasen puedes comenzar a hacer preguntas más directas y dar opiniones más francas, claro, siempre y cuando estés en completo conocimiento de tu lugar en la reunión. No hay fórmulas secretas aquí, conforme vayas participando irás siendo mejor en ello, muchas veces te equivocarás, pero si aprendes de tus errores rápidamente te convertirás en alguien que aporta, y eso siempre es bienvenido en cualquier empresa.

 

Olmo Axayacatl

Olmo Axayacatl es ingeniero mecánico agrícola de profesión, con una maestría en ciencias en horticultura, sin planes para el doctorado pero le gustaría irse algunos años a un país de habla inglesa, mientras tanto es profesor y bloguero.

 

 

Shares
Share This