La gran mayoría estamos conscientes que los hábitos son parte fundamental para alcanzar el éxito. Todos tenemos hábitos que nos fueron inculcados desde pequeños. Algunos ejemplos son lavarse los dientes después de cada comida, bañarse regularmente o hacer la cama, entre otros. Los hábitos tienen un fundamento imprescindible: la repetición. Repetir es la base del éxito de un hábito. Repetir es aprender.

La repetición es importante para el aprendizaje

© latino– Fotolia.com

Para formar un hábito hay que repetir algo voluntariamente hasta poder hacerlo de forma automática. Por tanto, la repetición es el mejor método que existe para formar hábitos. Hay una frase atribuida al filósofo griego Aristóteles que dice, palabras más palabras menos: «Somos lo que hacemos repetidamente, por tanto la excelencia no es un acto, sino un hábito». Una frase con mucha certeza

La importancia de los hábitos

Tener hábitos implica ser más eficientes en el uso del tiempo. Ciertas actividades diarias se pueden hacer en automático sin tener que pensar en hacerlas. Sobre todo aquellas actividades que se realizan cotidianamente y que no requieren mayor esfuerzo. De este modo es posible dedicar más tiempo y esfuerzo a actividades que lo requieran.

Los hábitos son positivos en cualquier entorno. Si nos centramos en la educación, los hábitos de estudio propician que los estudiantes se desarrollen mejor academicamente hablando. Un estudiante que ha desarrollado hábitos de estudio es un estudiante más preparado para enfrentar los retos que cada nivel educativo supone.

Hábitos para el mundo 2.0

Los hábitos 2.0 se forman de la misma forma que se obtiene cualquier hábito: repitiéndolo. Por ello la repetición juega un papel fundamental en la educación 2.0. Desafortunadamente la repetición ha quedado un poco relegada porque los paradigmas actuales no la consideran un pilar fundamental del aprendizaje digital.

No todo en el mundo 2.0 se debe repetir, pues hay actividades que se centran en desarrollar otras capacidades, como la imaginación y la creatividad. Sin embargo, la repetición constante de ciertas actividades es benéfica a largo plazo. Repetir se considera una actividad aburrida, pero debemos comprender que es una actividad necesaria.

Repite una vez, repite más veces

Cabe mencionar que para adquirir un hábito se debe tener convicción para hacerlo repetitivamente durante el tiempo suficiente para que después sea algo normal. Si se tiene convicción entonces habrá el esfuerzo necesario para repetir algo hasta hacerlo hábito.

Repetir no es sencillo, aunque curiosamente debería serlo. La repetición de cualquier cosa pone a prueba la paciencia y la tenacidad. Es importante mencionar que quizá se falle en los primeros intentos, pero hay que seguir intentándolo.

 

Olmo Axayacatl

Olmo Axayacatl es ingeniero mecánico agrícola de profesión, con una maestría en ciencias en horticultura, sin planes para el doctorado pero le gustaría irse algunos años a un país de habla inglesa, mientras tanto es profesor y bloguero.

 

Shares
Share This