Obtener buenos hábitos de redacción implica sentido común. Un redactor es mucho más eficiente en un ambiente adecuado. Claro que un buen redactor puede trabajar ajeno al ambiente, enfocando su mente en lo que está redactando. Sin embargo, trabajar en un ambiente adecuado es algo que priorizan los buenos redactores, porque es un factor importante a tener en cuenta.

Redactas mejor en un ambiente adecuado

© jolopes – Fotolia.com

Adquirir hábitos de redacción es mucho más sencillo cuando el ambiente es propicio para ello. ¿Cuál sería un buen ambiente para redactar? Para responder a esta pregunta mencionaré primero cual no es un buen ambiente: aquel donde las distracciones no se puedan controlar o minimizar porque dependen de factores externos.

¿Cuál es tu ambiente ideal?

Saber donde te resulta más sencillo trabajar requiere un poco de prueba y error. Debes comenzar un proceso para identificar tu ambiente de redacción ideal. Es necesario que respondas dos preguntas durante dicho proceso:

1. ¿En este lugar eres más productivo?

2. ¿En este lugar te sientes cómodo?

Donde tengas un si en ambas tendrás un buen lugar.

Es posible que encerrado en tu cuarto seas muy productivo, pero si te comienzas a sentir demasiado solo entonces no estarás cómodo. Quizá requieras salir de vez en cuando a un café tranquilo, donde si bien puede haber mucha gente suele ser un ambiente propicio para trabajar. Y entonces llegamos al punto de que requieres más de un ambiente ideal.

Evita la monotonía

La monotonía llega a cansar a cualquiera. Es bueno tener alternativas para cuando se requiere un cambio de aires. Ser redactor no está exento de sufrir cansancio mental debido al ambiente. Si, debes tener un ambiente ideal para redactar, pero debes tener cuando menos dos opciones para el día que sea necesario respirar en otra atmósfera.

Muchas veces la mente de un redactor requiere nuevos estímulos. Obtener ideas frescas requiere cambiar de ambiente, pero si se cambia a uno que no responda con las dos preguntas hechas arriba entonces no se trabajará bien. Ten un plan alternativo: un café, un bar, una biblioteca, una escuela, etc. Un lugar que te estimule.

Si tienes tu ambiente tienes tus hábitos

No pasa nada por salirse de vez en cuando del ambiente de redacción ideal, pero en este pasarás la mayor parte del tiempo, por lo que debes dominarlo. Una vez has elegido tu ambiente de trabajo debes poner el orden que necesitas. Forjar hábitos implica repetición. Hasta que hagas las cosas en automático deberás hacer cada movimiento conscientemente.

Coloca cada cosa siempre en el mismo sitio. Deja lo que más utilices más cerca de ti y lo que menos utilices más lejos. Ubica todo lo que ocupes de forma que no tengas que levantarte. Localiza una pizarra frente a ti donde gestiones tus actividades, etc. Estos son solo algunos de los hábitos de redacción que podrás forjar una vez tengas elegido tu ambiente de trabajo.

 

Olmo Axayacatl

Olmo Axayacatl es ingeniero mecánico agrícola de profesión, con una maestría en ciencias en horticultura, sin planes para el doctorado pero le gustaría irse algunos años a un país de habla inglesa, mientras tanto es profesor y bloguero.

 

 

Shares
Share This