¿La perfección no existe? Pues la buscamos continuamente, ¿no? La búsqueda de la perfección nos hace ser mejores; pero es la mejor prueba de que no somos perfectos.

La perfección no existe

© vitstudio – Fotolia.com

Desconfía del que es perfecto

Todos tenemos defectos. Es parte de nuestra individualidad de lo que nos hace diferentes unos de otros. Unos defectos serán más soportables por unos y otros serán insoportables para todos. Sobre todo en estos últimos deberemos centrar nuestros esfuerzos por mejorar.

Cuando conoces a alguien con sus virtudes y sus defectos, sabes a que atenerte. El otro podrá tolerar tus imperfecciones como tu lo haces con las suyas.

Alguien que se muestra perfecto está escondiendo sus defectos y éstos pueden ser muy grandes. El que se cree perfecto suele ser intolerente con los defectos de los demás.

Limita al búsqueda de la perfección

Según VoltaireLe mieux est l’ennemi du bien, Lo mejor es enemigo de lo bueno, es decir una búsqueda de la perfección en las tareas que realizamos puede hacer que éstas nunca estén acabadas, consumiendo todo nuestro tiempo y nuestras energía, impidiendo que podamos realizar otras actividades que quizás sean incluso más importantes.

En lo personal también es aplicable, ¿cuantas personas no encuentran pareja porque la buscan perfecta?.

La perfección es un camino

Buscar la perfección, demuestra que somos conscientes que no somo perfectos.

Debemos limitar la búsqueda de la perfección en los demás, haciendo un balance entre virtudes y defectos, y en lo que realizamos día a día, ¿compensa el esfuerzo que conlleva una mejora en una tarea con los beneficios que vamos a obtener?.

No debemos limitar la búsqueda de nuestra propia perfección; pero entendiendo que es un camino que nos conduce a un objetivo al que nos podremos acercar y al que nunca llegaremos.

El producto perfecto

La búsqueda del producto perfecto retrasará la llegada de éste al mercado con dos consecuencias:

  • Puede llegar tarde
  • Puede que llegue un producto que nadie quiera

Lanzar un producto con las funcionalidades básicas nos permitirá llegar al mercado antes que nuestros competidores y estudiar la demanda del mismo y si cubre las necesidades de nuestros futuros clientes.

Guste o no, deberemos continuar nuestro camino buscando la mejora de nuestro producto; pero siendo conscientes que nunca tendremos el producto perfecto. Si nos paramos nos adelantarán, por lo que deberemos seguir innovando y sometiendo cada pequeño avance al juicio de nuestros clientes.


¿Crees que la perfección existe?,  me gustaría conocer tu opinión en los comentarios de esta entrada.


Si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes sociales. Si quieres recibir los próximos artículos suscríbete a este blog.


Shares
Share This