Hay un detalle clave a la hora de escribir en un blog y que debes tener en cuenta para atraer y mantener lectores: el lenguaje. Se trata del estilo y la forma con la que te expresas y te diriges al público. Los tecnicismos, vulgarismos, chistes, anécdotas u otras fórmulas definen tu personalidad como autor, tu marca. ¿Con qué lenguaje quieres que te identifiquen?

El lenguaje del bloguero

© travelwitness – Fotolia.com

Si quieres escribir un buen artículo, debes diseñar y planificar cómo quieres escribirlo. El lenguaje que vayas a usar puede añadir mucho valor a tu contenido y a ti mismo; un valor que aunque no se vea, se nota. Puede aportar comprensión, claridad y confianza; valores que pueden significar que el visitante se quede más tiempo a leer o que salga corriendo del blog para no volver más.

La temática del blog

El lenguaje lo define sobre todo la temática del blog o concretamente el artículo que escribes. Si se trata de tu propio blog podrás dar rienda suelta a tu propio estilo y definir tu marca personal. Pero si escribes para otro blog tienes que adaptarte a su estilo, a su lenguaje.

¿Te imaginas escribir un artículo en una web científica como nature.com y meter algún chiste entre medias? Seguramente el encargado de publicar el artículo te pedirá que lo modifiques. Un lenguaje vulgar podría dar la sensación de no tener los suficientes conocimientos del tema sobre el que escribes en tu artículo, y esto podría significar la desconfianza del lector e incluso empeorar la “imagen” del propio blog.

Ahora imagínate que tienes un blog de viajes y ocio. ¿Qué pasaría si escribes un artículo sobre posibles destinos de vacaciones pero con la sobriedad y los tecnicismos propios de un artículo de investigación? Pues seguramente al lector se le quiten las ganas de viajar a los sitios que propones en tu artículo. Pensará que si escribes así de “aburrido” sobre ellos, los sitios no pueden ser muy divertidos…

No olvides tu marca

Tu lenguaje debe conectar con el tipo de lector que te leerá, debes expresarte como él para que se interese por lo que escribes. Pero esto no debe descuidar tu propia seña de identidad, la que los lectores recordarán cuando lean un artículo tuyo. Muchas veces, antes de empezar a leer un artículo o libro de un autor que conoces, ya sabes cómo manejará la temática sobre la que escribe. Incluso es posible que hayas querido leer el texto sólo con saber quién era el autor. Porque te gusta su lenguaje.

Tu forma de escribir puede definirte a ti mismo, inspirando confianza y fidelidad. Así que, si escribes en un blog o te has propuesto empezar uno nuevo este año no descuides la marca personal de tus artículos, porque entre otras cosas también “hablan” de ti.


Rubén Alonso

Rubén Alonso es bloguero, teletrabajador y apasionado de Internet. Le gusta investigar y descubrir las últimas tecnologías que nos ofrece la red, porque si Internet cambia el mundo, ¡él no se lo quiero perder!



Shares
Share This