Las relaciones laborales son el pilar del éxito en cualquier empresa, pero muchas veces son algo que se descuida porque se desconoce la importancia que tienen. Más allá de trabajar en un ambiente cómodo, tener buenas relaciones laborales ayuda a crecer como profesional, por el hecho de que cuando existe confianza se tiene el ambiente ideal para realizar críticas constructivas.

Crea una estrategia de relaciones laborales

© vadymvdrobot – Fotolia.com

Pero hablar de buenas relaciones laborales llega a ser complicado para la mayoría de los empleados, pues el hecho de convivir diariamente con el mismo grupo de personas puede llegar a generar fricciones difíciles de superar. Por esta razón es importante que determines con precisión una estrategia de relaciones laborales que te permita sacarle provecho a las mismas.

Crear tu estrategia es sencillo

A pesar de que puede sonar complicada, una estrategia de relaciones laborales no es más que ordenar y ampliar el conjunto de conocimientos que tienes de tus compañeros de trabajo, para así determinar que le gusta o que le disgusta a cada uno. Si por alguna razón no conoces lo suficiente de tus compañeros de trabajo es necesario que todos los días les prestes un poco de atención y que hables con ellos unos minutos.

El hecho de que sepas que temas les gusta tratar no implica que tengas que entablar conversación de dichos temas, pues es posible que a ti no te gusten, pero seguramente entre todo lo que les gusta hallarás un punto en común contigo, algo que les permita tener cuando menos alguna conversación de forma regular. Este sería el primer paso de tu estrategia.

Seguir tu estrategia es indispensable

La siguiente etapa de tu estrategia de relaciones laborales es que seas un observador impecable; fíjate que es lo que molesta a cada uno de tus compañeros y como reaccionan ante toda clase de estímulos, como una felicitación por buen desempeño o una llamada de atención por no entregar el trabajo a tiempo. Fíjate cuales son sus respuestas cuando han tenido un día malo, cuando están animados, etc.

Para lo anterior no existe un método determinado, simplemente se trata de observar e ir haciendo prueba y error, si notas que cuando un compañero está estresado responde mal a las conversaciones sencillas, mejor evítarlo, o si otro compañero anda positivo cuando está realizando un proyecto, sería bueno juntarse con él. La idea de todo esto es olvidar el «pues así soy yo», y comenzar a tener algo de empatía laboral, una característica cada vez más buscada por las empresas.

 

Olmo Axayacatl

Olmo Axayacatl es ingeniero mecánico agrícola de profesión, con una maestría en ciencias en horticultura, sin planes para el doctorado pero le gustaría irse algunos años a un país de habla inglesa, mientras tanto es profesor y bloguero.

 

 

Shares
Share This