Finalmente lo hemos logrado. Nos armamos de valor, conseguimos hacer acopio de fuerzas y de dinero, logramos cumplir con todos los requisitos burocráticos y legales para echar a andar nuestro negocio, obtenemos precios por nuestros productos lo suficientemente ventajosos para sacar un margen de beneficio aceptable, desarrollamos una campaña de publicidad y venta muy atractiva…y como una cerilla al rozarla contra la lija, nuestras fuerzas e ideas se van apagando igual de rápido que se encendieron. ¿Y ahora qué?

Emprendedor, párate y respira

© by-studio – Fotolia.com

Cuando aparece el desánimo

Una vez que ha pasado cierto tiempo y que hemos logrado materializar las ideas que teníamos en mente, es muy posible que nos sintamos [email protected] ante la aparente indiferencia y falta de acogida de la sociedad frente a nuestra empresa y sus servicios.

En primer lugar, respira hondo y analiza todo lo que has realizado en tan corto periodo de tiempo. Tu vida ha sido una vorágine en las últimas semanas e incluso meses así que es normal que tu cuerpo, acostumbrado de pronto a una alta dosis de estrés, tensión y adrenalina se encuentre extraño al cesar esas condiciones tan poco recomendables. Repítete que lo antinatural era moverse a un nivel tan elevado de estrés, que lo saludable es precisamente disponer de tiempo para pensar y tener tus ratos a solas. Lejos de lamentarte por ello, reutilízalo para diseñar en esos momentos, nuevas estrategias a seguir, hacer esas llamadas pendientes o actualizar tu lista de precios o servicios a ofertar a tus clientes.

La desmotivación, esa gran enemiga

Posiblemente por el desconocimiento de la actividad empresarial, haya ocasiones en las que nos resulte que caminamos por tierras pantanosas e incluso puede que lleguemos a lamentarnos de haber llegado a convertirnos en [email protected] Grave error. No debemos permitirnos caer en la autoinmolación cuando tenemos tantas cosas por hacer con respecto a nuestro negocio y nuestro futuro. ¿Quién dijo que iba a ser fácil? Si lo fuera, todo el mundo sería emprendedor, ¿no crees?.

Piensa a lo grande, actúa a pequeña escala

Nunca debemos perder de vista nuestro objetivo. El ser empresario o emprendedor, el lograr posicionar nuestra empresa en su sector y localidad o en Internet es una carrera de fondo.  Por ello debemos pensar a largo plazo, partiendo desde el hoy (aquí y ahora) hasta lo que deseamos llegar a lograr dentro de un mes, de un año, de 5 años…Y debemos ser cuidadosamente realistas y objetivos o por el contrario acabaremos peor que la protagonista del cuento de la lechera.

Una vez establecidas las diversas etapas por las que deseamos que transcurra nuestra labor empresarial, comenzaremos a tratar de materializarlas desde el primer granito de arena, a pequeña escala, sin preocuparnos por el paso siguiente o los sucesivos. Solo así, como una hormiguita, en el día a día, lograremos un determinado momento alzar la vista, mirar atrás y comprobar lo lejos que estamos llegando. Recuerda que como dijo el sabio: “el viaje más largo comienza con un solo paso”, a lo que añadió Antonio Machado: “se hace camino al andar”.

Constancia, seriedad y buen hacer (profesionalidad), las claves del éxito

Estas tres acciones deben ser esenciales en tu día a día y el éxito de tu negocio estará sobradamente garantizado. Rígete por una rutina que marque tu trabajo. Da igual que un día llueva o no tengas ningún cliente, debes cumplir con tus horarios. Tu trato correcto, profesional y humano nunca debe resentirse por tu estado anímico u otras preocupaciones. La calidad de tu labor debe ser siempre constante, así como la franqueza y tu compromiso con los clientes. Sólo así, día a día, irás convirtiéndote en ese gran profesional que siempre has soñado ser.

 

Marisa Pérez Conde

 

Marisa Pérez Conde, experta en en Organización y Recursos Humanos, apasionada de las redes sociales, del mundo online en general, por eso desde mi blog soymarisaperez.com pretendo transmitir todo aquello que me fascina. Colaboradora puntual de David Fabrés.

 

 

Shares
Share This