Empleen un poco de tiempo en hablar con reclutadores de las empresas más innovadoras y acabarán escuchando siempre la misma frase: “que difícil es encontrar el perfil que queremos”. En cifras, el 43% de los reclutadores dicen que no hay suficientes candidatos con los conocimientos y habilidades que ellos necesitan; al mismo tiempo, 75 millones de jóvenes no tienen trabajo en el mundo. ¿Cómo es posible solucionar este abismo entre las necesidades de las empresas y los conocimientos y habilidades de los trabajadores?

¿Cómo diseñar una educación que funcione para el mercado laboral?

El desarrollo profesional del individuo del siglo XXI es totalmente diferente. Antes se buscaba la diferencia profesional con masters, doctorados, MBAs…, era la lógica individualista en la que ser workaholic estaba bien visto. Ahora, esta generación de jóvenes de la economía creativa y colectiva, nuevas profesiones y el boom de los emprendedores están pintando un brillante e inédito escenario. Por eso, se hace necesario vociferar el cambio de régimen laboral partiendo de lo más básico: la educación. Esta nueva generación busca nuevos canales de formación, más informales pero más efectivos, donde se propone una educación continua basada en habilidades específicas que conectan con los trabajos de hoy y mañana. Y es que, aunque cueste creerlo, hay sectores sin paro.

Decía hace unas semanas Barack Obama el Discurso del Estado de la Unión que “necesitamos enseñar las habilidades de ahora para los trabajos de hoy y mañana”. Son pocos los líderes mundiales que son conscientes que vivimos a 18 de Marzo de 2013 y tienen una vista panorámica de hacia donde va el mundo. Por eso, como poner soluciones a la educación que controlan las instituciones es meterse en un blando barrizal, se hace necesario que seamos los propios jóvenes los que provoquemos el cambio ya que representamos la nueva fuerza de trabajo global con nuestra mentalidad digital, fluida y colectiva.

Ahí está el ejemplo de Suiza, uno de los países más ricos del mundo y uno de los que tiene las tasas más bajas de matriculados en la universidad en el mundo desarrollado. ¿Cómo es posible? En Suiza se centran menos en los títulos y más en formar los jóvenes con habilidades para tener alta productividad dentro de las empresas. El resultado es que los trabajadores suizos producen, innovan y crean, por eso les hace un país rico y con gran calidad de vida sin necesitar obligatoriamente la cultura del título.

Ese cambio y solución pasa por centrarse en el área clave del desarrollo de habilidades, porque en la sociedad de hoy el éxito llega si siempre tienes control y estás activo en gestionar tus decisiones sobre tu educación. Se hace necesario, por lo tanto, que el individuo maneje una formación continua y a la carta para poder plantarse en la intersección entre el mercado laboral y las habilidades desarrolladas/perfeccionadas.

Ante ese escenario, ha surgido una avalancha de oferta acoplada al nivel tecnológico de hoy, especialmente los llamados MOOC, sin embargo no son los cursos masivos y gratuitos online la solución para conectar con esas nuevas necesidades laborales. Sí lo son plataformas como Udemy, Skillshare, Lynda.com o la alternativa en español Floqq que tienden los puentes al individuo para encajar con los trabajos que se piden aquí y ahora, esos que casan con la (r)evolución de la forma de trabajar que tiene que motivar a gran escala la (r)evolución de la educación, y viceversa.

Y es que eso no es el futuro, es el presente y solución para arreglar ese 43% de reclutadores que pese a tener un mar lleno de peces no parece ninguno sabroso, la solución al desempleo juvenil, la solución a ese vacío de enseñanza de habilidades. Como dijo Henry Miller, “nuestra teoría de la educación se basa en la absurda noción que debemos aprender a nadar en tierra antes de probar el agua”. El mundo siempre ha estado en cambio, sino estaríamos todavía con taparrabos, la cuestión es adaptarnos a él para evolucionar mejor con lo cambios.

 

Dani García

 

Dani García es responsable de comunicación de Floqq.com, el buscador de cursos a medida más completo en español. Llegó a la startup española del mundo de la comunicación online del que se formó en Estados Unidos a caballo entre Nueva York y San Francisco. Un tipo que vive en las nubes porque como bien dice “arriba se ve todo mejor”.

Foto: Pupitre por jagelado